noviembre 15, 2012

PARA VENCER Y DOMINAR A ENEMIGO.

Un trozo de piel de víbora de aproximadamente 2 dedos por 2 dedos.
1 pedazo de papel de pergamino.
Marcador para acetatos de tinta negra. O tinta líquida negra y pluma.
Aceite o manteca de culebra.

El pergamino se recorta en dos mitades. En ambas se escribe el nombre del enemigo en tinta negra. A una de esas mitades se le pega la piel de víbora. Luego, ese pergamino que tiene adherida la piel de víbora se coloca dentro del zapato izquierdo para representar o simbolizar que la persona está pisando al enemigo. Y en verdad deben quedar debajo del pie, no a un lado.

El significado simbólico de lo anterior es que el enemigo vencido se arrastrará a los pies del actuante. Vencido y humillado, de la misma manera como la culebra se arrastra en el piso.

La otra mitad del pergamino irá inmerso en el aceite o en la manteca de víbora, dentro de un frasco de vidrio, el cual se debe enterrar en una mata de la casa. Y, seguidamente, se reza la siguiente oración:
Cristo reina, Cristo vence, Cristo que de los males nos defiende ayúdame a dominar y a vencer a XXXX. Con dos te veo, con tres te ato, la sangre te bebo y el corazón te parto. Así como te piso XXXX, serás dominado por las fuerzas de San Juan, dominado por la espada del Arcángel San Miguel. Te conjuro a que me obedezcas en el nombre de San Elías Monte Carmelo y llegues de manera mansa, humilde y vencida como una oveja a mis pies. XXXX serás dominado en cuerpo, pensamiento y voluntad. Amén.